SOBRE LA GUARIMBA - Robert Alonso

Hasta donde sabemos, “GUARIMBA” significa “territorio” en uno de nuestros dialectos (¿idiomas?) indígenas. De niño hemos jugado todos a “LA GUARIMBA”, donde nos podíamos refugiar para que no nos atraparan.

El ÚNICO objetivo de “LA GUARIMBA” – además de paralizar totalmente el país - es crear un caos anárquico a nivel nacional con la ayuda de toda la ciudadanía y en las principales ciudades de Venezuela, a fin de obligar al régimen CASTRO-COMUNISTA de Venezuela a que ordene el “PLAN ÁVILA”.

Entendemos que el mismo porcentaje de descontento que existe en el ámbito civil se refleja en el mundo militar. Debido a los férreos controles implementados en los cuarteles, nuestros militares no están cohesionados, tampoco son asesinos.

Creemos que tal como sucedió el 11 de abril de 2002, nuestros oficiales no acatarán la orden de masacrar al pueblo, en consecuencia se inducirá a la insubordinación constitucional creando la necesidad de una acción cívico-militar que cumpla con el sagrado y CONSTITUCIONAL objetivo de defender la constitución y las leyes.

Hoy nuestros oficiales reciben el mensaje del pueblo, cual es el de acudir a las urnas ante el espejismo del Referendo Revocatorio. Cuando ya no quepa la menor duda que tal ilusión óptica no existe, el grueso de los militares – esperemos – se unirán al pueblo de Venezuela que “guarimbea” en las calles de todo el país.
En teoría es sumamente sencillo implementar “LA GUARIMBA” para lograr los objetivos de la sociedad en desobediencia generalizada y ACTIVA. Lo único que hay que hacer es TOMAR LA CALLE frente a cada una de nuestras viviendas y asegurarse que por ahí no pase nada ni nadie: ¡NADA NI NADIE!

El uso de barricadas es recomendable, empleando vehículos, cachivaches, muebles, troncos… lo que se tenga a la mano. Al paralizar el país – ESTA VEZ DE VERDAD VERDAD – el régimen CASTRO-COMUNISTA tendrá que tomar medidas al respecto… o abandonar el poder.

En caso de ser agredido por las fuerzas leales al CASTRO-COMUNISMO INTERNACIONAL, se recomienda la retirada estratégica a nuestras respectivas “guarimbas”. Es necesario – a toda costa - prevenir bajas, pero tan pronto pase el peligro, volver a tomar posiciones frente de la calle frente a nuestras viviendas.

¡SOMOS MAYORÍA! De hecho, somos millones contra un máximo de 60 mil efectivos con que cuenta la totalidad de las FUERZAS ARMADAS DE VENEZUELA y, como sabemos, la mayoría de esa fuerza armada está a favor de la bandera tricolor de las siete estrellas.

“LA GUARIMBA” la debemos aplicar cuando la sociedad – en su mayoría – llegue a la conclusión que se está perdiendo la patria a manos del CASTRO-COMUNISMO INTERNACIONAL… cuando lleguemos a la conclusión, como sociedad, que debemos acudir al llamado constitucional para defender la sagrada Constitución y nuestro modo democrático y tradicional de vida.

Tan pronto se dé ese escenario estarían dadas las condiciones objetivas y NO DEBERÍAMOS PERDER UN SOLO SEGUNDO. En la medida en que TODAS LAS CIUDADES se sumen AL UNÍSONO a “LA GUARIMBA”, habrá menos bajas… menos derramamiento de sangre y lograremos los objetivos en menor tiempo… tal vez HORAS.

Lo hicimos una vez sin darnos cuenta… aquel 11 de abril de 2002, ¿se acuerdan?

Equipar nuestras “LA GUARIMBA” con todo lo que ustedes ya saben, como agua potable, baterías, velas, enlatados… etc. Probablemente se vaya la luz y el agua corriente.

Para “LA GUARIMBA” no se requiere mayor organización ciudadana. Cada quien es su “propio cacique”. El uso de la imaginación es bienvenido. El objetivo primordial de “LA GUARIMBA” es provocar un caos anárquico de tal magnitud que amerite la orden por parte del CASTRO-COMUNISMO INTERNACIONAL de intentar poner en marcha la “solución extrema” - el “PLAN ÁVILA” – o, si así lo considera pertinente: abandonar el poder y salir huyendo como hicieron el 12 de abril de 2002.

Por ahora, ni los medios de comunicación social ni la mayoría de nuestros “comunicadores” están dispuestos a promover “LA GUARIMBA” como plan para recuperar la patria, es por eso que debemos todos promoverla por nuestros propios métodos, como divulgándola de boca-a-boca, a través de fotocopias, volantes, o reuniendo fondos para pagar remitidos (ver “Publicados de Prensa”) en periódicos de su ciudad con el aporte de sus vecinos u ONG.

Para nuestra desgracia, el llamado “REFERENDO REVOCATORIO” es un espejismo que solamente servirá para regalarle tiempo al régimen CASTRO-COMUNISMO a fin de que coloque a sus piezas del ECO (Ejército Cubano de Ocupación) en posiciones ofensivas sobre el territorio nacional, además de terminar de cedular a los guerrilleros colombianos de las FARC, introducir al país cualquier cantidad de chinos y árabes… y terminar de destruir la economía de Venezuela.

El CASTRO-COMUNISMO no será derrotado con un acto tan “liviano” como una elección dominical. Esa posibilidad – lamentablemente - no existe.

El grueso de “nuestros” políticos tradicionales están apostando a una vía más “conservadora” (suicida, diría yo…) en la cual ellos creen que están acosando al régimen CASTRO-COMUNISTA con el cuento del Referendo Revocatorio; esperan que el día en el cual finalmente entendamos todos que no habrá tal “cosa”, saldremos a las calles a “guarimbear”… el problema es que no está claro – siquiera – cuando llegará el día en que “oficialmente” nos demos cuentas.

Pero hay un motivo que tal vez tenga un peso muy particular. Si el pueblo de Venezuela se llegase a dar cuenta lo fácil que es sacudirse a “un rey cazurro” mediante una acción cívica como “LA GUARIMBA”, los políticos se verían amenazados. Por ejemplo: el presidente Caldera no hubiera aguantado una “GUARIMBA” y el que venga después de Chávez tendrá que hilar muy fino para no ser “guarimbeado” por la sociedad toda.

Después ya veremos…

Una cosa sí es cierta: si podemos sacar a un régimen CASTRO-COMUNISTA mediante “LA GUARIMBA”, podremos sacar a quien se levante con el poder para mancillar nuestra constitución y las leyes.

Una vez que salgamos de esta pesadilla, debemos ponernos a trabajar para prevenir el retorno del huracán… construir un país con instituciones sólidas y poderes verdaderamente autónomos; una Venezuela justa donde quepamos todos, sin exclusiones ni pobreza crítica.

La Guarimba - Robert Alonso

La Guarimba - Preguntas y Respuestas - Robert Alonso

La Guarimba - Preguntas y Respuestas 2 - Robert Alonso

La Guarimba - Origen - Robert Alonso

La Guarimba - Mi General - Robert Alonso

La Guarimba - Estrategia - Robert Alonso

La Guarimba - Angola - Robert Alonso

La Guarimba - Energía - Robert Alonso

La Guarimba - Robert alonso

http://www.robertalonso.com.ve/

Archivo

Regresar a la página principal